Laboratorio de Reproducción Asistida

Paloma Neri Vidaurri | Esperanza Carballo Mondragón | Francisco Rocha Cárdenas | Genaro García Villafaña | María del Carmen Acuña González | Conrado Emilio Uria Gómez
Revista Mexicana de Medicina de la Reproducción

En los últimos años, los laboratorios de reproducción asistida experimentaron notables cambios: desde su entorno como parte importante de una clínica de reproducción asistida hasta los mínimos detalles que los componen y la disciplina con la que los embriólogos se deben conducir en ellos.
Los laboratorios deben adaptarse a una serie de requisitos o normas, cambios de metodología en el trabajo y equipos modernos, en donde cualquier cambio o propuesta (incorporación de equipos nuevos, control de las condiciones ambientales, metodologías de trabajo, medios de cultivo, certificaciones de calidad) tiene que ser documentado; todo con el objetivo de mejorar el servicio y los resultados.

Todos coincidimos en que el diseño y el funcionamiento del laboratorio de reproducción asistida deben innovarse.


Hace unos años, el laboratorio de reproducción asistida se concebía dentro de los laboratorios de análisis generales como un apéndice de éstos, donde se tendía a cubrir todo el campo de la reproducción asistida en un solo espacio. Para esos cambios se consideraba que con algunas pequeñas modificaciones se podía aumentar su eficacia y mejorar los resultados. Sin embargo, estos pequeños laboratorios, ya sea por un reducido volumen de trabajo o por motivos puramente físicos, a menudo tuvieron el problema de no incorporar nuevos equipos para ofrecer mejores resultados; algo sustancial para afrontar el presente y, aún más, el futuro en la reproducción asistida y que se debe tener muy en cuenta al montar un laboratorio de reproducción asistida, pensar a futuro en más personal, más equipo, etcétera.

Leer Más...

Reacción acrosomal espontánea

Determinación del efecto de la temperatura en la reacción acrosomal espontánea en muestras seminales previas a procedimientos de reproducción asistida

Paloma Neri Vidaurri | Víctor Torres Flores | Alberto Vielma Valdez | Ranferi Gaona Arreola
Revista Mexicana de Medicina de la Reproducción

DISCUSIÓN

La movilidad espermática en muestras capacitadas es significativamente dependiente de la temperatura de incubación. Con el sistema CASA se encontró que los espermatozoides incubados cuatro horas a 20°C fueron incapaces de tener hiperactivación y mostraron diferentes parámetros de movilidad cuando se compararon con espermatozoides capacitados a 37°C; sin embargo, hay que recordar que la capacitación espermática es un proceso reversible que se realiza durante un periodo largo (una a cuatro horas), en donde las muestras pueden ser lavadas con medio de cultivo nuevo o simplemente incrementar la temperatura de incubación para aumentar la movilidad nuevamente. Por el contrario, la reacción acrosomal es un proceso irreversible y rápido (segundos), en el que el espermatozoide puede perder totalmente su movilidad y viabilidad.
De lo anterior surge la inquietud de hacer este estudio, porque hay veces que por cuestiones ajenas, en procedimientos de reproducción asistida (por ejemplo, inseminación intrauterina), ésta se retrasa y se realiza incluso cinco horas después de la capacitación, lo que hace cuestionarnos si la incubación de la muestra seminal a 37°C aumenta o no la tasa de reacción acrosomal espontánea reduciendo con ello la posibilidad de la unión óvulo-espermatozoide.

Leer Más...

Infertilidad genera alteraciones psicológicas

Tomado de: FUENTE

Tras destacar que la búsqueda del embarazo en parejas con infertilidad genera alteraciones psicológicas, como el estrés, especialistas sostuvieron que el 28% de ellas abandonan los tratamientos en forma prematura por esa situación provocada por factores económicos, problemas de pareja y procedimientos complicados.
En conferencia de prensa, el director de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (RedLara), Carlos Salazar, resaltó que entre las alteraciones psicológicas que puede generar la infertilidad, problema que enfrenta entre el 10% y 15% de las parejas, se encuentra la ansiedad elevada, depresión, baja autoestima, estrés, ira, sentimientos de culpa y pérdida de control de la propia vida.
Agregó que durante los tratamientos para lograr un embarazo, las parejas enfrentan problemas de comunicación y sexuales, lo que lleva en muchos casos a la disminución de la calidad y frecuencia de las relaciones sexuales.
Aunado a ello, se reduce el deseo sexual y se pueden presentar problemas de eyaculación, disfunción eréctil, dificultades para conseguir el orgasmo e insatisfacción, entre otros.
También comentó, entre las causas que pueden provocar esas alteraciones son las pruebas y tratamientos para detectar la causa de la infertilidad, citas médicas constantes y abandono de actividades cotidianas.

Leer Más...

Página 1 de 2