Diagnóstico de Pre-Implantación Genética

Los métodos tradicionales utilizados para identificar enfermedades genéticas requieren de un diagnóstico prenatal como biopsia de vellosidades coriales (CVS) o amniocentésis. Los avances científicos permiten el diagnóstico de enfermedades genéticas antes del embarazo utilizando la técnica conocida como Diagnóstico de Pre-Implantación Genética (PGD), la cual combina tecnologías de FIV con técnicas de biología molecular.

En un procedimiento llamado “biopsia embrionaria” se extrae una de las ocho células del embrión o varias células, en caso de una biopsia de blastocisto. Esta célula es analizada mediante tecnología especializada para detectar anormalidades genéticas. Si al embrión se le determina su integridad genética, es considerado ideal para la transferencia.

El Diagnóstico de Pre-Implantación Genética está indicado en casos como los siguientes:

  • Pacientes con riesgo de transmitir enfermedades genéticas a sus hijos.
  • Mujeres mayores de 38 años, ya que existe un incremento de riesgo para gestaciones con anomalías cromosómicas.
  • Parejas que han tenido fallos repetidos en procedimientos de FIV o ICSI, por motivos inexplicables.
    Con ésto es posible aumentar notablemente las probabilidades de embarazo en las parejas.
  • Casos de abortos espontáneos y repetidos sin causa aparente