• hombre

Estudios de laboratorio para el varón

  • Espermatobioscopía directa (EBD)

El análisis seminal o EBD es la piedra angular en la que descansa la valoración, diagnóstico y pronóstico del varón de la pareja con problemas de infertilidad. El estudio comprende la Evaluación Fisicoquímica del Semen: volumen, ausencia o presencia de coágulo, aspecto, licuefacción y pH; la Evaluación Microscópica del Semen: concentración, movilidad, viabilidad y morfología espermática; y la Evaluación de otros componentes celulares: leucocitos, células inmaduras, células epiteliales, detritus celulares, bacterias, zonas de aglomeración y aglutinación, que en su conjunto nos dan indicios sobre probables procesos infecciosos, inflamatorios o inmunológicos. Basado en el Manual del Análisis de Semen (OMS, 2010).

Por lo menos el 50% de cualquier concentración de espermatozoides debe tener una buena motilidad para considerarla dentro de los rangos aceptables.
Un espermatozoide sano puede impulsarse por sí mismo dentro del tracto reproductivo femenino a una velocidad de más de 2 pulgadas por hora.

Para considerar que este estudio está bien documentado, y que en el varón la producción de espermatozoides varía por cuestiones multifactoriales, en el CEERH, el estudio básico de la pareja incluye la realización de dos exámenes de EBD para obtener el promedio de ambos resultados y dar un valor más certero de la calidad seminal.

Cuando el análisis de semen sea anormal o si la pareja masculina conoce que tiene alguna condición o historia médica que pueda estar ocasionando alteraciones en la fertilidad, se requiere que el varón sea valorado por el andrólogo o urólogo. La evaluación de la pareja masculina incluye de manera regular, un examen físico, pruebas y estudios de diagnóstico.
En muchos casos, los tratamientos tanto para el hombre como para la mujer pueden suministrarse de forma paralela, a fin de acelerar el proceso del tratamiento de fertilidad.

 

El Espermocultivo con búsqueda específica de algunos gérmenes que se sabe pueden condicionar la fertilidad, tales como: Chlamydia, Micoplasma y Ureaplasma, será indicado cuando el caso lo requiera.